lunes, 7 de julio de 2008

"Propuesta de Enseñanza de Cuantificadores"

"Más bolitas que... Más dedos que"...

El objetivo específico es que el niño/a logre “Comparar cantidades de elementos y discriminar nociones de cantidad (todos – ninguno, muchos - pocos, igual, más que - menos que) y saber expresar verbalmente estos conceptos, experimentando los cuantificadores con el cuerpo y con objetos”
Para nuestra propuesta consideraremos los términos claves que establece J. Piaget en su teoría genética “Asimilación y Acomodación”.
También consideramos la etapa específica de niños/as de 3 y 4 años "Etapa preoperacional" según el autor, la principal característica de esta etapa, llamada función simbólica donde se encuentra el juego simbólico, lenguaje e imitación diferida y sus tres limitaciones la centralización, egocentrismo e irreversibilidad, a través de seis puntos:

Primero: Ofrecer a los párvulos un contexto para su aprendizaje significativo y relevante, que se enfoque en elementos cercanos (de su día a día). Enseñar a cuantificar con elementos pertenecientes al contexto de la cultura o lugar geográfico que se encuentra inserto el niño / a. Aprovechar el interés del niño / a que es el juego, en esta etapa llamado juego simbólico(1), de manera de generar aprendizajes natural y agradablemente.

Segundo: Mantener en todo momento, ya sea actividades planificadas o tiempos libres, un vocabulario que exprese cantidades imprecisas, ya que los niños/as tienden a imitar las acciones y lenguaje(2) de los adultos, lo que denomina Piaget como imitación diferida(3). Primeramente que el niño/a adquiera el concepto cuantificador en su léxico, sin una comprensión acabada de ellos, y posteriormente con el uso cotidiano tome conciencia de la interpretación que tienen los cuantificadores que enuncian. Los cuantificadores hay que trabajarlos en un período no muy corto para que sea un aprendizaje significativo, reiterándolos en varias ocasiones, no sólo en actividades planificadas. "Las actividades de la rutina diaria pueden ser aprovechables(...) Se deben presentar múltiples experiencias, que permitan resolver diferentes tipos de problemas, comparar cantidades, situaciones en las cuales puedan acceder a los conocimientos... Ejemplo: construir colecciones compuestas por un número determinado de objetos, comparar las cantidades, establecer las relaciones de: “tantos como” (igualdad) y relaciones de desigualdad “más que”, “menos que”. (Cedeño, 2005)
Tercero: Como el pensamiento de los niños/as está limitado por la centralización(4) es importante en primera instancia no dar muchos atributos de algún objeto como por ejemplo colores, u otros, de manera que puedan centrarse en lo que queremos, es decir, en la “cantidad imprecisa o cuantificador”.

Cuarto: Los niños/as necesitan vivenciar las experiencias para poder aprender, ya que su pensamiento egocéntrico(5) no les permite aprender de las experiencias de los demás, tienen que asumir un papel activo en la adquisición del concepto. Por ello es importante usar materiales concretos en donde ellos puedan apreciar que en algo hay “más, menos, poco, mucho, ninguno, algunos, todos”, etc. porque no tienen la capacidad de abstraer su mente e imaginarse un objeto o cantidad.

Quinto: Por la irreversibilidad(6) del pensamiento, los niños/as necesitan que se les ejemplifique el cuantificador de una sola manera sin ser cambiada. Por ejemplo si ponemos 3 manzanas a un lado y al otro 1, y deseamos que el niño/a discrimine donde hay más, y luego quitamos una manzana de las 3, y la añadimos donde había 1, quedando 2 manzanas a cada lado, no entenderá el cambio, de que había más en un lado y luego son iguales, y luego pueden haber más donde habían menos. Proponemos enseñar el cuantificador de una manera fija, donde no hayan cambios de las cantidades, y cuando el niño/a vaya comprendiendo lo que quieren expresar los términos de cuantificación, realizar cambios en las cantidades de los elementos, ayudándolos así a lograr la reversibilidad.

Sexto: Es importante que en el ambiente de aprendizaje se planifiquen situaciones didácticas vinculadas con las relaciones de igualdad y las de desigualdad, comenzando por ejemplo: con las características personales de los niños(as) y con los materiales del aula. Para afianzar los cuantificadores hay que enseñar cuantificadores que los niños/as no conozcan y vincularlos con los anteriores. Debemos presentar el concepto y su inverso, es decir, si enseñamos “mucho”, hay que enseñar lo que es “poco”, para contrastar. Deben ser muy extremos estos contrastes para que el niño/a los comprenda.

1 comentario:

``Pichintru´´ dijo...

Debo decir que su blog es sencillamente hermoso ....más que eso cumple con su función. Soy alumna de su misma universidad y escuela y al ver este material me ha motivado mucho más.

Gracias

CarmenPaz Pinto